Noticias de España

Un lugar donde leer noticias en español, noticias diferentes que no leerás en los grandes medios.

Cien mil euros recolectó este estafador en Cádiz

Published / by Carlos

Con la historia de ser un influyente político del partido PP, un estafador jugaba con las esperanzas de las personas que en momento se encontraban sin empleo, entregándoles prácticamente todo lo que tenían para ese momento, por un mejor futuro en Cádiz.

Simplemente se trataba de un embaucador, un estafador que llevaba amasada una pequeña fortuna con la esperanza de las personas, prometiéndoles mano para trabajar, o la posibilidad de impartir cursos de formación laboral e incluso explotación de plazas de toros y casetas. Manuel Arana, con una imponente palabra de estafa fue capaz de envolver a empresarios, a cofrades y personas desempleadas, convenciéndoles de que él era la persona capaz de conseguirles muchísimas cosas como emprendedor del partido PP y así mismo estableció su pequeña masa de dinero en la que se da un estimado de 100 mil euros, engañando a más de 100 personas.

En octubre el 2015 Arana fue detenido en el Puerto de Santa María, por la presunta estafa de los desempleados de Benalup-Casas Viejas, sin embargo, al parecer estas no fueron las únicas personas embaucadas por esta individuo, ya que las denuncias no paran de aparecer, incluso desde muchas otras localidades de la provincia, hasta en Sevilla.

El caso incluso puede ser tan complejo que el diario de Cádiz, que data lo narrado en el segundo circuito de la circunscripción de Chiclana, se establece que el caso podría alargarse por un año más.

El proceso que el estafador utilizaba con todos los desempleados al parecer era el mismo, mientras que los desempleados de Benalup, fueron los que destaparon dicha estafa, 46 personas aproximadamente, defendidos por la abogada Ana Dávila. Al parecer la estafa se producía, cuando este les pedía formar parte de un curso de formación el cual al finalizar, otorgaría puestos de trabajo dentro el partido del PP, el costo del curso variaba entre 600 y 1000 euros.

La abogada defensora de las víctimas, no descarta la duda de que pueda existir una pequeña red de estafadores que lo ayudaba en sus artimañas.