Noticias de España

Un lugar donde leer noticias en español, noticias diferentes que no leerás en los grandes medios.

Cuestión de limpieza…o de civismo

Published / by Carlos

En las grandes ciudades es una de las grandes quejas: la suciedad. El estado de las calles genera agrias polémicas, como vemos casi continuamente en la capital, en Madrid. La basura se ha convertido en un arma arrojadiza para los políticos. Se echan en cara la falta de inversión, de recursos, de organización… y seguramente haya algo de razón en cualquiera de estas acusaciones ¿Pero es todo?

La respuesta es no. La suciedad no es solo cuestión de dinero. De poco sirve invertir si el civismo brilla por su ausencia. Y, a pesar de las campañas casi continuas de concienciación, parece que la idea no acaba de empapar las conciencias de muchos ciudadanos. Y lo curioso es que muchos, cuando viajan a otros países alaban la limpieza de las ciudades, sin darse cuenta de que no es cuestión de limpiar más, sino de ensuciar menos.

Cuando se trata la cuestión del civismo es muy fácil mirar hacia el cielo, hacia donde trabajan los antenistas Madrid, y hacer como que no nos enteramos. Pero lo cierto es que se trata de una responsabilidad de todos. Si no es así, entonces, ¿por qué a media mañana los cubos de basura están ya llenos? ¿O por qué cuesta tanto moverse unos metros para depositar la basura en un contenedor vacío si el que tenemos a mano está lleno? Lo más fácil es dejar la bolsa en el suelo, y se hace, o se tira la colilla a pesar de tener un cenicero a mano.

En casa, si hay un problema en las tuberías no esperamos a que rebosen, llamamos a desatascos de arquetas Madrid porque no nos gusta la suciedad. Igual que avisamos a un servicio de reparación de calderas Madrid si no tenemos agua caliente para fregar en condiciones los cacharros. Pero al pisar la calle mucha gente se trasforma y no separa a pensar en esa basura o esos residuos que va dejando.

Por eso hay que plantearse que en la mayoría de las ocasiones la limpieza no es cuestión de recursos, como plantean los políticos en sus diatribas y enfrentamientos, sino cuestión de civismo.