Noticias de España

Un lugar donde leer noticias en español, noticias diferentes que no leerás en los grandes medios.

Los héroes de la columna minera de Riotinto

Published / by Carlos

La Guerra Civil acababa de estallar. Eran días de incertidumbre, de miedo, de golpistas en las calles. En Sevilla, el general en jefe de los sublevados, Gonzalo Queipo de Llano, había logrado situar a sus tropas en el control de la ciudad. La represión fue absoluta, los asesinatos sin piedad se sucedieron en las calles de la capital hispalense.

Ante este nuevo escenario cruel y despiadado, en la cuenca minera de Riotinto –situada en Huelva pero colindante con la provincia de Sevilla-, zona rebelde y contestataria por antonomasia, un grupo de combatientes fue reuniéndose en torno a la idea de presentarse en Sevilla para intentar responder a la sublevación militar. La dinamita de la que disponían los mineros era uno de los ejes que impulsaba a la columna a intentar la hazaña en pro de la libertad, la justicia y la República.

El enclave de La Palma del Condado, municipio de Huelva, debía servir a los mineros como punto de reunión con guardias civiles y de asalto al servicio de la República. El comandante a cargo de este grupo era el comandante Gregorio Haro Lumbreras, quien a la postre decidió traicionar al Gobierno legítimo y a sus cuadros de mando y pasarse a las filas de los sublevados.

En este escenario de mineros heroicos contra golpistas que tenían tomada Sevilla y que contaba con el traidor de Haro Lumbreras, el desenlace de los acontecimientos fue hórrido y luctuoso. Fue una emboscada en La Pañoleta, junto al municipio de Camas, a las afueras de la capital sevillana, la que cambió, quién sabe, el curso de la Historia. Los guardias ametrallaron a los mineros, la dinamita que éstos traían explotó y muchos murieron y otros fueron condenados a muerte en un juicio sin ninguna garantía.

Fueron 250 hombres valientes y heroicos que se lanzaron a defender la República con 5 automóviles, 14 camiones y 250 kilos de dinamita. La Historia está obligada a recordarlos siempre.