Noticias de España

Un lugar donde leer noticias en español, noticias diferentes que no leerás en los grandes medios.

Tarjetas BlacK, Gurtel… dos juicios y lo que no se ve

Published / by Carlos

Copan espacio en los medios de comunicación: los imputados en los juicios de las tarjetas Black y en la trama Gurtel. Los hemos visto entrar y salir, hacer fila pacientemente cual humano normal y corriente; los hemos visto sentados en el banquillo y declarando; también mirando con desprecio y hasta enfrentándose con la mirada a quienes les increpaban frente a la Audiencia Nacional.

¿Pero por qué esto último no es más que una anécdota? A nadie le resulta apetecible pasarse horas frente a una entidad bancaria o frente a unos juzgados reclamando lo que es suyo, lo que le “robaron” mediante engaños. Y mucho menos hacerlo mientras por sus narices desfilan unos cuantos “poderosos” que no tuvieron reparos en gastar un dinero que les caía del cielo ¿Del cielo o del maltrecho bolsillo de muchos ahorradores que durante años guardaron céntimo a céntimo para disfrutar de una buena jubilación?

Ahorros que ni han visto ni muchos, seguramente, verán. Fontaneros 24h madrid, electricistas Madrid o cerrajeros Marbella que han contemplado como el fruto de su trabajo se convertía en algo inalcanzable mientras otros gastaban a manos llenas un dinero que ni se merecían ni se habían ganado con su esfuerzo, aunque sí con su cara dura.

Pero detrás de cada una de esas personas hay una historia que merece ser contada y conocida. Porque mientras unos sufren por no poderse comprar su camisa de mil euros o no poder pagar al servicio doméstico después de que sus cuentas hayan sido intervenidas, otros, sencillamente, no tienen casi ni para comer por la avaricia y las malas artes de los primeros. Y todo ello dicho con un “presunto” muy grande y muy remarcado, porque mientras no sean condenados no se les puede tildar de nada. Pero tampoco hace falta, porque quienes han sido estafados saben bien que son víctimas y saben de quién. Pero se tiene que conocer, porque cada una de estas personas encierra un drama que no se puede volver a repetir.